Estamos llegando
demasiado tarde

Debemos actuar antes de que la violencia sea severa

Nuestros resultados sugieren que un 40% de los niños, las niñas y los adolescentes en riesgo pueden ser identificados

Nuestras herramientas permiten una mejora de 20 veces
sobre el nivel de detección actual.

700 mil niños y niñas sufren de violencia severa

Fenómeno silencioso

Solo 2 de cada 100 son reportados

La violencia física severa afectaba a 700 mil niños, niñas y adolescentes en 2019 en Argentina. Con el COVID-19 aumentaron el estrés y las presiones, y la convivencia en el hogar se hizo más difícil. Los casos de violencia infantil aumentaron, incrementándose los reportes en un 30% y todavía hay muchos que siguen fuera de nuestro alcance.

La violencia física tiene consecuencias más graves de lo que pensamos.

Implica un mayor riesgo de dejar la escuela, y de experimentar daño cerebral, problemas de salud mental y enfermedades no comunicables.

NO A LA VIOLENCIA

La violencia infantil es más común de lo que parece. Es un chirlo o una paliza para disciplinar. Es un golpe cuando no alcanza con palabras. Además de perjudicar a nuestros hijos el uso de violencia está penado por la ley.

La violencia es algo que muchas veces naturalizamos. Lo vivimos de chicos y muchas veces lo repetimos de grandes.

CRIANZA POSITIVA

Promovemos vínculos entre padres e hijos basados en el afecto, el respeto, la empatía y la comunicación.

Son la base para que nuestros hijos crezcan sanos, seguros de sí mismos y preparados para enfrentar los desafíos de la vida.

Ícono DonarDONARDONATE